Warning: Creating default object from empty value in /home/hubsalud/public_html/clubdediabeticos.com/aulavirtual/wp-content/themes/onplay/functions/theme/functions.php on line 78

Los adolescentes manejan mejor la diabetes con sesiones de intervención familiar

Los adolescentes manejan mejor la Diabetes con sesiones para resolver problemas familiares

En este artículo se explica cuáles son las consecuencias de asumir esta enfermedad crónica para muchos de los niños y adolescentes afectados y qué señales pueden poner en alerta a los progenitores para acudir a un psicólogo.

 Un programa basado en clínicas para adolescentes con diabetes tipo 1 y sus familiares ayudaron a los adolescentes a desarrollar los hábitos saludables necesarios para controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

Los investigadores encontraron que adolescentes entre  12 – a 15-años de edad se beneficiaron de un programa de dos años de tres a cuatro reuniones anuales con los padres y un consejero de la salud para discutir las responsabilidades compartidas, metas y estrategias para la resolución de problemas de la diabetes.
Muchos adolescentes tienen dificultades para manejar su diabetes. Los cambios hormonales pueden afectar los niveles de insulina. Por otra parte, los adolescentes pueden tener dificultades para cumplir con su plan de tratamiento diario.
Cuando cuidan de su diabetes, los adultos suelen seguir los patrones que se establecieron en la adolescencia, el Dr. Nansel (que colaboró en el estudio con colegas NICHD Ronald J. Iannotti, Ph.D., y Aiyi Liu, Ph.D.) explicó. Si no llegan a aprender cómo cuidar de la enfermedad correctamente durante este tiempo, pueden desarrollar malos hábitos que aumentan las probabilidades de problemas de salud más adelante.

Los problemas psicológicos más frecuentes en los niños diabéticos y adolescentes diabéticos son la depresión, la ansiedad y la baja autoestima.

En el estudio, los investigadores evaluaron el NOSOTROS PODEMOS controlar la diabetes, un programa de dos años de intervención de comportamiento.  En el estudio participaron cerca de 300 preadolescentes y adolescentes jóvenes con diabetes tipo 1 (de 9 a 15) y sus familias. La mitad de las familias  recibieron la intervención WE-CAN (Nosotros Podemos)  y la mitad recibieron la atención estándar.
La atención estándar consistió en visitas regulares con su médico de diabetes. Además de las visitas al médico, el programa WE-CAN (NOSOTROS PODEMOS) incluyó reuniones en las que el consejero de salud discutió con la familia las dificultades que tenían con el manejo  de la diabetes del niño o áreas que les gustaría mejorar. El asesor de salud luego ayudó a las familias elaborar un plan para resolver los problemas. Por ejemplo, en sus sesiones con el consejero de salud, los jóvenes con diabetes y sus familias con frecuencia fijan metas como la comprobación de azúcar en la sangre con más frecuencia o comer más saludablemente.
En cada visita, los investigadores también registraron las mediciones de  hemoglobina A1C (HbA1C) , un indicador estándar de control a largo plazo en sangre de una persona de azúcar.
En la conclusión del estudio con 12 – a 15-años de edad  el grupo de intervención tuvieron significativamente mejor los niveles de HbA1c que los que recibieron la atención estándar. La intervención no parece mejorar el control del azúcar en sangre entre 9 – a 11-años de edad.
“El enfoque parece ser más adecuada para los problemas de comportamiento que los niños mayores  enfrentan”, dijo el Dr. Nansel. “Los resultados nos muestran que los niños que más lo necesitaban son aquellos para los cuales este enfoque funcionó”.

Diversos estudios revelan una asociación directa entre problemas de salud mental, como la depresión, y la diabetes. Un trabajo reciente cifra en un 20% la tasa de personas con diabetes que además sufren depresión. Y desde la Fundación para la Diabetes afirman que también los niños a quienes se les diagnostica este trastorno metabólico tienen que pasar por una adaptación por lo poco complicada para muchos de ellos. Controlar sus niveles de glucosa, aprender a pincharse insulina y modificar sus hábitos alimenticios son algunos de los cambios obligados en la vida cotidiana de los pequeños con diabetes.

Los preadolescentes comprenden muy bien lo que supone la diabetes. Por ello, los expertos aconsejan que el entorno familiar la asuma con serenidad, para que el afectado no sienta que vive una tragedia. Como recomiendan desde la Fundación para la Diabetes: “la actitud de los padres frente a la enfermedad influye de forma directa en el niño. Una actitud de angustia originará un comportamiento de sobreprotección que, generalmente, acarrea rechazo y rebeldía por parte del menor”.

cuándo acudir al psicólogo…

Se recomienda acudir al psicólogo cuando el niño diabético manifieste ansiedad, tristeza, síntomas psicosomáticos (dolor de cabeza o dolor de estómago), dificultades en el rendimiento escolar con falta de atención y pobre concentración, irritabilidad, aislamiento social, intolerancia a la frustración, sentimientos de baja autoestima, ideas de muerte y quejas continuas de aburrimiento y de pérdida de interés.

Referencias: This article originally posted 13 September, 2012 and appeared in Type 1 Diabetes, Diabetes in Children and Adolescents, Issue 643

published online in Pediatrics, Sept 2012.

 

Leave a reply

required

required

optional